Skip to content

Diario, no es todos los días

junio 8, 2008

He tenido una erección, tengo que anotarlo, pero no puedo dejar ningún dato al márgen, es importante. Las doce y cincuenta minutos de la mañana, en la casa había una mezcla de olores, por un lado la verdura que está cociendo la vecina de abajo, el último palito de incienso, con aroma a vainilla, que tengo, un extraño olor a rosas que me tiene preocupado, pues no lo localizo. Todo estaba en silencio, me encontraba en ése momento, el de la erección, bebiendo un baso de agua. No estaba pensando en nada, ni siquiera en tí.

Bueno reconozco que un momento antes, estuve mirando con el telescópio, al edificio de enfrente. Ahora estoy con los del tercero de la esquina, son singulares, me refiero a que no son como los demás, previsibles, no. Seguro que son recién matrimoniados, como solíamos decir recuerdas. Escribo ésto porque igual lo hacen en un sitio que en otro. Me parece divertidisimo. Pero volviendo a mi erección, no lo entiendo, bueno no quiero decir que no esté contento, que lo estoy, pero me desconcierta ésta anarquia. Ella me dijo que es normal, pero cuando aparezca el lunes por la mañana, pienso pedir explicaciones. Me encontraba sentado, tu dirás que cómo no, pero lo estaba. LLevo unos pantalones de algodón, con unas finas lineas, simulando principe de gales, ya se que era tu tela preferida, pero no lo recordaba hasta ahora mismo, cuando lo escribo. La camisa sencilla, blanca por encima de los pantalones, lino, estilo güayabera, muy cómoda.

En la casa, como ya te dije, todo está en orden, no tengo a mano nada especial que me pueda provocar alteraciones. Desde que hice las reformas, recuerdas, el salón ahora está dónde teníamos nuestro dormitorio, asi te sigo teniendo cerca. Todo el balcón, los de la comunidad, me permitieron hacerlo de cristal, quedó muy bien, curvo, siempre nos gustó ése tipo de cristal. No lleva cortes, sólo el marco, va desde el techo al suelo. Solias decir que incluso te parecia erótico, cómo yo nunca lo dije, pues el cristal no puede ser. La cocina ahora ocupa el espacio del salón y la habitación de la entrada, con lo cual me sali con la mia y ahora tengo una cocina gigante. Que me permite moverme con soltura para cocinar esplendidos platos, como los que hacía antes. Pero en la cocina no hay nada fuera de lugar, que pueda haberme ayudado en ése momento. La temperatura está electrónicamente controlada, siempre a 21º C, me evita sudar, algo que nunca me ha gustado.

Por mas vueltas que le doy, no encuentro una razón externa, ella me dijo que anotara siempre cualquier alteración y que era importante encontrar iniciadores de dicha alteración. Pero no, ahora no puedo saber que ha podido desencadenar ése grato acontecimiento. El anterior estuvo claro, no hizo falta ni siquiera escribirlo, bueno a ti si, te lo detallé, pero ella lo vivió en primera persona. Estaba a mi lado, olia a Azahar, ése perfume barato que hacen en Sevilla. Sabes que el 5, lleva unas gotas de esencia de azahar, pero claro, mezclado magistralmente con otras fundamentales. Bueno pues eso, pasó que incluso oliendo de ésa manera, cuando se acerco a mi para mostrarme unas fotografias, me empalme. Y ella no se dió cuenta, en principio, luego yo se lo dije y se ruborizó.

Continuará…

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. junio 9, 2008 9:39 am

    Ideales, me parecen tus escritos
    Respecto a la erección eso esta bien y te hace sentir vivo y deseoso y por supuesto si esta a la vista deseado.
    Lo que me preocupa es ese olor a rosas del que hablas y que no lo localizas, como sabes soy fiel seguidor de las enseñanzas y escritos de Pitita Ridruejo respecto a las apariciones marianas (en cardados difiero), y creo que en tu casa estáis a punto de tener una aparición tipo El escorial, Fátima etc. y ahora que lo pienso la erección es una reacción de tu subconsciente como anticipo de los pingues beneficios que dicha aparición os reportara.
    Bueno que me mandes una medallita si así es.

  2. junio 9, 2008 9:53 am

    Pues ya estamos como quien empieza a ver una serie a ver en que acaba esto.
    El hombre desde luego debería dejarse un poco llevar y no ser tan miticuloso, que somo animales a fin de cuentas.

    Saludos

  3. junio 9, 2008 9:54 am

    meticuloso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: