Skip to content

Saturday Night Fever

julio 1, 2008

Cuando me desperté estaba todo oscuro, hacia frio, estaba en una posición extraña. Recuerdo que estaba tendido de prono supino, con las manos colocadas encima de la barriga. Sentía que estaba encima de algo frio, mi espalda estaba fria. No veía nada. Estaba confundido, no sabía si era de noche o el lugar dónde estaba no dejaba pasar la luz. Temblaba y  a veces no controlaba ése típico temblor de cuando el frio te llega a los huesos. Olia a polvo, pero un olor peculiar. Durante un rato no quise moverme, intenté percibir algún dato, olor, ruido que me familiarizara con mi situación. Nada.

Empece a preocuparme, pues la mezcla de miedo y frio me provocaban una parálisis. No sabía si era psiquica o física. Traté de recordar que había hecho antes de encontrarme en ésta situación. Al menos la cabeza me funcionaba y eso era algo que me producia consuelo. Recuerdo que pasé el día trabajando, que estaba en el coche, un viaje largo, estaba cansado. También recuerdo llegar al pueblo. Pero no recuerdo nada mas. He oido un sonido, algo se ha movido. Espero, contengo la respiración, empiezo a sentir miedo. Debo dominarme, tengo que pensar. Ahora recuerdo vagamente el coche, una luz fuerte. Pero que diablos, ¡muevete! Mi cuerpo no obedece. Pero estoy respirando, escucho mi propia respiración. Quiero hablar, pero no lo consigo, o no escucho nada de lo que supuestamente pronuncio. 

Intento deshacer el abrazo que tengo, de una mano sobre otra, quiero dejar caer las manos hacia los costados. Si apoyo mi mano sobre lo que quiera que me sostenga en ésta posición, igual reconozco mi estado y todo empezará a arreglarse. Ése olor a polvo y frio me está ahogando. Mi mano izquierda cae, es frio, muevo el dedo indice, con una mezcla de terror e incertidumbre. Ahora noto algo, toco algo, frio también, parece de porcelana. Se me vienen a la cabeza mil situaciones, pasan como flases, no me quedo con  ninguna, intento gritar con todas mis fuerzas. Silencio.

Ahora empiezo a distinguir un olor familiar, viene de eso que tengo justo al lado del dedo indice de la mano izquierda. Huele a meado. Escucho otra vez el ruido. Ahora es cercano, se acerca. Un estruendo. Se hace un rayo de luz sobre mi cuerpo. ¡eres tonto! ¿dónde estás metido?. ¡Vaya nochecita que has dado! y ahora resulta que te caes de la cama, ¿ qué haces con el orinal en la mano? ¿ya te liastes ayer?…

Besos.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. Zapat permalink
    julio 2, 2008 8:22 am

    Jajaajajajajajajajajajaja ¡Ay qué carzoná niño!

  2. julio 2, 2008 2:46 pm

    Jajajajajaja. Qué bueno!!!!!

  3. julio 2, 2008 5:32 pm

    jajajajajajajajajajajajajaj temendo lo tuyo es jollibú de gionista joio…

  4. Nicolás Becerro permalink
    julio 2, 2008 5:40 pm

    Eso si que es una papa, y encima seguro que te pusieron hasta faltas. Ya hace tiempo que no me lio asi, (bueno no tanto). saludos

  5. PEMAN permalink
    julio 3, 2008 11:25 am

    Anda gachon, que te estava vieno venir de lejos, jajajajajaajaja mu bueno

  6. julio 3, 2008 11:59 am

    Jajajajaja, que bueno.

    Que mala es una resaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: