Skip to content

Latitud 27º 10′ 45,03” N,Longitud 13º 25′ 57,24” W

julio 14, 2008

… era la lectura de mi GPS, recién estrenado, color amarillo, que me situaban, hace unas 28 horas, en el Sahara. No puedo decir que día es, mi nombre es Pablo y lo repito mentalmente para no volverme loco, pero tengo que seguir. Hace un rato que salió el sol por mi izquierda, intento mantener el pañuelo que me regalo Laura, sobre ésa parte de mi cabeza y cara, para difuminar de alguna manera, la aplastante sensación de fuego que se abate sobre mí. Decidí hace tiempo no mirar abajo, para no ver en qué estado se encuentran mis pies, eso incrementaría, estoy seguro, el dolor que siento. Tampoco miro hacia los lados, intento concentrarme en mirar sólo hacia delante, mientras con mi mano izquierda, voy pulsando cada quinientos pasos, el botón de llamada de mi teléfono vía satelite, esperando que suene el tono de llamada y alguna voz conteste, al otro lado de la línea.

Cuatrocientos noventa y nueve, quinientos, pulso, espero, contengo la respiración, me abraso por dentro, nada. Sigo andando, a paso de montaña, que es de una cadencia regular, pero de poca distancia de avance, te permite ahorrar energía y llegar mas lejos. Ahora tengo la sensación de estar caminando por arena, intento imaginar que a mi derecha rompen las olas, pero no recuerdo cómo era su sonido,  caigo. Ruedo y no opongo resistencia, tengo que ahorrar fuerzas, mi cuerpo para de rodar y me incorporo de rodillas, primero y luego de pie. Miro el GPS, su lectura es la misma que hace un rato, estoy seguro de que se averió, hace también un rato. Noto como por mi espalda corre la arena libremente, no estoy sudando, no es bueno, quiere decir que no me quedan reservas de líquido, mi cuerpo no tiene agua que evaporar. Ahora me acuerdo,  lo que explicó en su día Martin, cuando tu cuerpo, que es sabio, nota que no te quedan reservas de líquido, primero dejas de sudar, en una respuesta fisiologica normal. Pero cuidado, luego y en breve tiempo, si no bebes, empiezas a notar los efectos de una terrible deshidratación.

El suelo ahora es firme, voy pisando algunas piedras pequeñas, supongo que voy por lo que fue un cauce y ahora es un pedregal. Hace tiempo que no intento abrir los ojos, la última vez que lo hice, noté como la pestaña de abajo del ojo derecho quedó pegada, al párpado de arriba y sentí un fuerte dolor, pero no fue nada comparado con la sensación de horror al comprobar cómo entraba la luz, cuando se suponia que tenia los ojos cerrados. Comprendí que se había pegado una sobre la otra y ahora era un trozo de piel seca pegada al parpado de arriba, fue entonces cuando me vendé los ojos.

Intento escuchar, traducir todo lo que me viene de sonidos, pero desde hace unas horas tan sólo escucho el sonido del viento, seco y caliente. Avanzo, sólo trato de no parar ésta cadencia de paso. Ahora creo oir unos sonidos, gritos tal vez, parecen de niños. Intento gritar, para ser oido, pero al abrir la boca, siento un terrible dolor. No puedo articular palabra alguna, supongo que tengo las cuerdas vocales secas y pegadas unas a las otras. Sigo escuchando sonidos, creo que vienen de la dirección en la que voy caminando. Pero es curioso cuando me giro levemente para escucharlos por mi derecha, no se oyen. Tan sólo cuando giro la cabeza hacia mi izquierda, percibo los sonidos, seguiré caminando en ésa dirección.

Pablo Castro, fué encontrado a unos cien kilómetros de la localidad de Laayoune (Sahara, Africa), en dirección sureste. Cuando lo hayaron su cuerpo estaba seco. Comprobaron que había estado dando vueltas en circulo, durante bastante tiempo. Fue localizado por la señal de su telefono vía satélite, el cual mantenía pulsado y fuertemente agarrado a su mano, del que salía una voz de un contestador, con la siguiente anotación grabada; “hola papá, no estamos en casa ahora, dejanos tu mensaje, te queremos…”

Besos.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. julio 14, 2008 12:15 pm

    Yo tengo un GPS personal de carne y hueso y no se calla ni bajo agua.

    Eso si pocas veces se equivoca

  2. Anónimo permalink
    julio 16, 2008 3:01 pm

    Jajajajajajajajaajajajaja, ¡qué os gusta a los pijos una guarrería! jajajajajajajajajajajaja ¡qué buena la foto de cabecera que has puesto ahora!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: